Raftein

La Muerte de una idea

En el ajetreo diario de la vida 

y en el infinito interno de la mente

se pierden tantas horas

que terminan siendo incoherentes.

 

Sin detenerse a pensar 

para calmar las aguas turbias

del océano que se mueve violentamente

en la desolada idea olvidada

en el fondo del subconsciente.

 

Y plasmar sobre el papel el fruto

por fin maduro

de aquel árbol que regamos a diario

con tanto apuro.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.