Arnoldo Bermúdez

A mi niña grande

El perfume de su pelo me atrae,

El brillo de sus ojos me hipnotiza,

El movimiento de sus labios me distrae

Y el sonido de su voz me tranquiliza.

 

¿Existe alguien más perfecto?

¿O alguien más sin defecto?

 

Más perfecto que ella, imposible,

El destello de luz de su risa

Es la inocencia que al reír avisa

Que es la perfección irrepetible.

 

La niña de mirada radiante

La niña grande,  traviesa,

Ella es mi niña pequeña, mi grande princesa

Amor de mi vida, toda un diamante.

Comentarios2

  • Pensamiento.

    Creo que para ti no existe nadie con menos defectos, ¿verdad? Saludiños

  • Augusto Cuerva

    buen poema,, lleno de amor. saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.