Ángel Plaza Simón

Real

No quiero que por mí bebas los vientos, prefiero que me comas a besos. No nací para ser estatua, figura de porcelana o maniquí de boutique. Los pedestales me dan vértigo, las vitrinas ansiedad y pudor los escaparates.

Carne de tu carne, sangre de tu sangre, saliva en tu boca, latido en tu corazón... No te equivocas: el amor existe, no es ningún fraude. Mira dentro de ti: si lo sientes es cierto. Es tan cierto como que sólo somos tiempo y el tiempo pasa. No sé si va a salir bien, pero no podemos dejar perder este tesoro...

Lo único que sé es que cuando conoces a alguien tan especial, ningún intento es en vano... Las personas valientes, no son las que no tienen miedo, sino las que agarran su miedo por las pelotas y siguen avanzando... Las personas valientes son las que cogen con fe la mano de la persona que quieren y siguen avanzando, sin saber si el camino juntos será largo... Las personas valientes son aquellas que saben y asumen que se han equivocado, si así fuera, y lo saben porque lo han intentado...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.