Nicolás Blanco

Noche

 

 

La puedo escuchar, en su silencio.
Me ayuda a pensar, todo me lo cuestiono.
El poeta nace, no sé de donde,
¿será la luna? Que no puedo dejar de contemplar,
o quizás los cuadros que pintan los edificios
con sus ventanas que aún mantienen la luz encendida.
Pienso, pienso mucho, las cosas que debo hacer,
las que debo cambiar, las que aún no se.
Es ella, la noche, quien le abre los ojos y lo motiva a ser.
Y así la vida pasa en los pensamientos del poeta.
Tal vez otro día lo resolverá.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.