raya-y-punto.

Resu-sexuación

Abstraído del barro, de la lógica, de la zona fértil de tu bajovientre,
Me elevo para contemplarte.
No hay brújulas propias en el cielo,
Ni entre los muertos, ni el ritual de tu pecho
Hinchándose, enrojeciéndose, amarantándose.
Un orbe todo puede alzarse ahora mismo,
Entre tus manos alfareras que siembran la ruda y la miel.
Todo es energía, tus átomos desperdigados
Como las migas del cuento. Soy tu camino de pájaros
Hacia tu propio interior. Soy el sonido
Envuelto en tus huesos planos, en tu altivez
Sirénica o mesiánica, sinestésica.
Me asomo al cráter, al mantra de sales sudadas,
A la fina hierba espesa que te hierve entre los músculos.
Me asomo a una resurrección, a un parirme de vos
Y caer a estas mismas sábanas
Rendidos,
Victoriosos.

 

 

-raya y punto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.