argantonio

Lejos de Dios y del Demonio

Más libre cuanto más lejos de Dios

Más rebelde cuanto más lejos del Demonio

Más independiente cuanto menor sea el patrimonio

Más valiente cuando no temas decir adiós

 

Hay que temer a la madre naturaleza,

es de todos nuestra única casa,

donde el alma vive y el cuerpo descansa.

Donde nos hacemos humanos

admirando su belleza.

 

Pensad por un momento que

yo era un niño pobre

pero rico en sueños.

 

Teníamos el presentimiento

de ilusionárnos sobre

el futuro sintiéndonos los dueños.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.