ledy de las mercedes

A mi Madre

A MI MADRE (Fanny Garzón)

MAMÁ, la palabra pequeña y más tierna de cuantas encierra el diccionario, pero la más grande que tiene el libro del amor, esas dos sílabas que todos pronunciamos por primera vez, hace latir de entusiasmo el corazón; MAMÁ, es portadora de la ternura infinita de Dios, envuelve siempre en sus tiernos y dulces brazos, el amor; MAMÁ, es el ángel de cuyo seno bebemos el néctar de la vida; MAMÁ, la que hace que en la sombra florezcan las estrellas, adormeciendo el dolor y mitigando las penas; MAMÁ, la que te enseña a unir las manos y mirar al cielo, donde esta la razón última y segura de la existencia.

Como olvidar, esos fugaces años de infancia, adolescencia y juventud, esas horas tranquilas y felices, que tomada de su mano y bajo la luz de su mirada, fui descubriendo la vida y el amor, como no recordar las veces que secó mis lágrimas y dejando reposar mi cabeza en su regazo me adormecía al eco de una canción, o esas largas noches en vela esperando mi recuperación y que decir, a la hora de jugar, su rica fantasía, hacía de las tardes y las noches de luna, momentos de misterio y diversión, siempre brindó su delicado y sutil amor, es ella que a disfrutado de mis triunfos, como entristecido en mis desaciertos, cada etapa de mi vida a su lado, trae los recuerdos de un ser celestial que sólo vivió para ser maestra y guía de mi vida.

Han pasado 32 años de su partida, más su recuerdo está siempre en mi corazón. Como no recordar su amor infinito, su ternura y dedicación. Sólo doy gracias a Dios por haberme prestado al mejor de sus ángeles para que sea mi madre, maestra, amiga, compañera, consejera, confidente y guía en este caminar sobre la tierra, gracias Madre querida por haberme entregado tanto amor, que ha dejado lleno para siempre mi corazón, ahora me queda la esperanza, de que en algún momento de la existencia, nos volvamos a encontrar, mientras tanto tu recuerdo será, la presencia en la ausencia, la voz en el silencio, la renovación constante de un pasado, que el corazón lo hace inmortal.

Comentarios1

  • El Quijote de la Rosa

    Maravilloso homenaje, cuán feliz sonrisa tendrá vuestra madre allí donde este



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.