Las horas calmadas

"Gaviota"



Suena un arpa sutil

ingenua

que me descuerda la cárcel de sal

que ata mi mar de instantes ceñidos

de olas inciertas

penetra

con sus dedos marfil

con su notas sedosas

con su baile vencido

de acacias lentas

en mis páramos adormecidos.

 

El abrazo de azahar

suspendido

que envenena el despecho reptil

culebra

de híspido colmillo

de acónita lengua

que despierta al olvido

que todo herida

lo sueña.

 

Un corazón desde el abismo

resuena

quisiera ser paloma

en tu nube materna

aroma

esencia

en la tierra mojada

de tu lluvia de sierra

un corazón gaviota en el abismo

se ahoga

se despeña

en carroña

se siembra.

 

 

Autor:Las horas calmadas. Todos los derechos reservados.

Comentarios1

  • AIRA M.

    Original y hermoso poema, grata lectura. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.