mariocaba

<<< CUANDO EL AMOR, TOQUE TU PUERTA >>>

Cuando a tu pecho llegue el albor primero

de un amor que, dormido, empieza a despertar

cuando a solas no atines, si, reír o llorar

cuando tu pubertad exhale su adiós lastimero.

 

Mariposas de colores tu cabeza rondarán

y, tu corazón latirá con ritmo acelerado

a tu cuerpo, del pudor templo sagrado,

nutrido amartelamiento tus oídos oirán.

 

Sois la aurora de tí misma, y, ...como tal,

sin frenos, ni rubores, a tu placer empiezas.

Potranca desbocada, cuidado si tropiezas,

amapola que se abre en medio del trigal.

 

Dulce boca, purpúrea granada abierta

que, a apagar en ella la sed convida,

-mozuelos tened mucho cuidado-

entre un puberto labio y otro colorado.

El amor está, de su veneno armado.

 

Cimbrando tu cuerpo con tu alegre caminar

tus asustados pendones, esquivos se ladéan

y, a tu blusa de nácar dos volcanes golpean

cual, de sedosa cárcel quisiérance escapar. 

 

Ingresas al mundo cual limpio copo de nieve

sola, muy sola, con tu inmaduréz e inexperta.

no malgastes tu primavera, bella puberta,

ya que la vida, siendo bella, también es breve.

 

Disfruta la fragancia de las rosas mañaneras,

que , no ha mucho, en el aire se desvanecerá,

el tiempo, pronto, muy pronto, te enseñará,

que, una flor jamás duró dos primaveras.

Autor: (mariocaba) mayo-17-2017.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.