Esteban Mario Couceyro

El seguimiento

Gutiérrez, va cruzando la avenida, siguiendo a un hombre de traje gris y maletín negro.

 

Ayer, su jefe, le había entregado una carpeta diciéndole, – A este narco, me lo seguís por todos lados, quiero saber hasta sus pensamientos, formá un equipo con Recondo en turnos de doce horas…, no me pongas esa cara y no quiero excusas-.

 

Gutiérrez sabía que era una misión importante, pero le preocupaba la pareja elegida, -Recondo Analía, es una novata, eso si muy bonita pero novata-.

 

Hace horas que está detrás de este tipo, ahora se mete en un café, por suerte, así podía tomar algo.

 

El objetivo, comienza a hablar por teléfono y Gutiérrez hace lo mismo llamando a su compañera, pues intuía que necesitaría apoyo.

 

-Este tipo, está metido en cosas raras-, pensaba -me avisan que ha llamado a otros que van a encontrase en este café y que Recondo está por llegar-.

 

-Llevo solo un día, pero ya lo tengo calado, tiene cincuenta años bien cuidados, buena pilcha y mejores modales. Da para político, pero este anda en curros de droga, un mal bicho-.

 

-Me llaman de nuevo, avisándome que no actúe pues los que vienen son intocables, que no me meta…, que salga discretamente-.

 

-No entiendo nada, pago lo consumido y salgo del salón-. Cuando sale, encuentra a Recondo que entraba, despampanante como una diva, sus cabellos platinados, los lentes enormes y un vestido ceñido y demasiado corto.

-¡Que hacés vestida así!, vení seguime nos vamos de acá-.

 

Gutiérrez y Recondo, salen del brazo, mientras en la puerta se detiene un automóvil negro, del que bajan cuatro custodios.

 

Todos miran a Recondo, mientras Gutiérrez se oculta detrás de ella, pues reconoció a dos custodios del ministro de planificación, quién en esos momentos ingresa rápidamente al café, junto a otro que no conocía.

 

Rápidamente Gutiérrez y su compañera, suben a un auto de apoyo y se alejan del lugar.

Comentarios3

  • Ney

    Nos tocó vivir un gobierno de narcopoliticos en el poder

    • Esteban Mario Couceyro

      El mal, es universal y necesita de los poderosos.
      Un abrazo
      Esteban

    • anbel

      Porfa...¿Habrá continuación?...¡No me dejes así!!!. Un abrazo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Sabes de mi vagancia..., pero veré. Ahora estoy en otro brevísimo cuento, ambientado en el París del 18´.
        Ya se fue Gutiérrez..., como no me conocen, entraré al café y veré en que trapisondas están esos corruptos.
        Un abrazo
        Esteban

      • Beatriz Blanca

        Cualquier parecido con la realidad es solo casualidad.
        Muy bueno pero debes continuarlo me quedaron ganas de saber más.
        Un abrazo y buenas noches.

        • Esteban Mario Couceyro

          ¡ A pedido del público, habrá continuidad !..., los hago cortos, por mi inveterada vagancia, pero el tema es tan vasto que merece continuidad.
          Gracias por alentarme, en un día tan indeciso y gris.
          Un abrazo en la seguridad de tus deseos.
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.