Ariello

Luz y sombra

Luz y sombra, las dos, son una misma

no parece tan obvio y evidente

como el témpano helado y lo caliente,

como el cuerpo y el alma. Es un sofisma.

 

Ambas tienen, tal vez, igual carisma,

viene a ser, algo así, como el poniente,

se deriva de allí una sombra ingente

observada al trasluz del mismo prisma.

 

Pone el sol en la comba silenciosa

una enorme reserva luminosa

donde llena de lumbre su vacío.

 

Cuando el astro se oculta en el ocaso

va dejando la lumbre en su regazo

y en el tibio horizonte su sombrío.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.