ROSICOLMENARES

Confesión de media noche

Llamada del Sr. Humberto a la Sra. Ivanov 

 

No hubo momento en el que no te quise con toda mi alma, 

aún recuerdo cuando te llame y confesé mi amor. 

 

Y no, no fue solo para ser correspondido, 

porque nunca lo fui. 

Fue para liberarme de este peso encima de mi, 

hasta para liberarme de ti. 

 

Pero no fue así, 

que malo es enamorarte de un escritor, 

por más que intenté borrarte de mi, 

en mis escritos siempre estarás, 

algunas veces con odio, 

otras con tristeza, 

o simplemente esperanza. 

Pero siempre, 

amor, 

estarás. 

Comentarios1

  • Moises81

    Eso es cierto, se dice que los escritores de verdad no saben ser felices...
    Me encantó tu escrito!
    Sigue así que llegarás lejos, saludos desde Gudalajara México!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.