Erato.

Hoy

Hoy mi cerebro me pidió una oportunidad después de todas las veces que había hablado mi corazón.

Y me dijo que no, que no estaba mal querer.

Y me dijo que sí, que sí era mejor quererme…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.