Gerardo Barbera

MÁS ALLÁ DEL MAR

 

 

 

La luz y su rostro,

su nueva alegría,

las canciones que vuelven,

su mirada infinita

que trasciende.

el mar en la ventana,

el cielo…,

sus alas…,

yo recuerdo la casa grande,

Ella suspira

una nueva vida.

 

 

Sé que el tiempo

se desvanece

frente a mí.

Mi hija no se aparta

de la ventana,

el mundo se hace inmenso,

más amplio

que el jardín

de la casa grande.

Volará…, lo sé,

como las aves

y las flores.

 

 

Estoy aquí…,

la miro…, y Ella…,

habla y habla

de sus nuevos planes,

“¡ven con nosotros,

papá!”.

Yo lo sé,

Ella lo sabe,

soy un barco viejo,

sin velas,

sin horizontes.

Cortaré las amarras.

Ella habla y habla…,

y yo,

recuerdo la casa grande.

 

Comentarios2

  • Lincol

    Bonitos versos, llenos de añoranza y ternura, y aunque el tiempo pase siempre hay algo nuevo por hacer y vivir.

    Me encantó leerte estimado amigo.

    Saludos cordiales a la distancia.

  • Gerardo Barbera

    Gracias poeta amigo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.