Ariello

Los enemigos del alma

 

Le pregunta a Jesús un babilonio:
¿cuál será de nuestra alma el enemigo?
y Jesús le contesta: yo te digo
que es el mundo, la carne y el demonio.    

Es por eso que puse a San Antonio
para hallarle a la carne su mitigo, 
con la misma mujer se vuelve amigo,
esa  es la intención del matrimonio.

Pero un niño que oíales el tema
intervino, sin más, como anatema:
¡Enemiga es mujer que el alma encarne!

Ella tiene en el fondo las tres cosas,
que se pueden mirar como grandiosas:
un demonio con un mundo de carne.

 

Comentarios1

  • Lincol

    Vaya forma tan peculiar de escribir y poder deleitarnos una lectura amena.

    Saludos cordiales a la distancia estimado amigo.

    • Ariello

      Muchas gracias amigo. Para eso es la poesía, para hacer amenos los momentos de quien la sabe disfrutar.
      Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.