RICARDO ALVAREZ

1- LA MARCA DE TU PASO - 1.974- POESÍA INTERCOLEGIAL 2- SOMBRAS 3-



1-

 

 

 

 

 LA MARCA DE TU PASO -  1.974- POESÍA INTERCOLEGIAL

 

 

 

 

 

 

 

I  - EN LO ESPESO DE TUS CEJAS

 

En la espesa selva de tus cejas,

dos nidos reposan,

uno de metal argento,

el otro negro follaje

de pétalos y nidos de llamas blancas.

En la jungla del follaje denso

se agitan pájaros,

vuelan mariposas canas que

sacuden alas de fantasía.

 

Parece que los sueños de mis ojos

se acunan en tus pupilas.

Arde mi vista de hoguera,

fluyes como una silueta cálida.

Tu imagen quema,

como ardiente molienda

aposentado en médanos

donde se acumulan

extensos horizontes

de frescas palmeras.

 

II- TU CONTINENTE DE VOZ Y RISA

 

Tu voz es mi continente,

tu mirada

mi muralla transparente.

La roja boca me mira

y me conspiran los deseos.

Sucede que cuando ríes

soy rehén fugitivo

encarcelado de recuerdos.

Si vuelves a reír,

apiádate de mí.

En el agua o en el aire nos reflejamos.

Mi continente sigue en llamas.

A su rescate llega,

tu nueva risa salvadora.

 

 

 

 

III- MIS OÍDOS SIN TI

 

Mis oídos sin ti, no son oídos.

Son dos huecos pendiendo de las sienes.

Mis manos sin las tuyas carecen de bienes,

Impías espinas inservibles/

 

No tengo boca sin tus labios.

La flor se deshoja, la rosa estremece,

tanto, que calvarios parecen.

Mis labios hablan y no son sabios.

 

No sé donde me llevaran mis alas,

ni en que espacio a vagabundear.

Mis dedos sin ti se afinan y adelgazan,

 

Si la imagen de tu pisada calla.

Estoy perdido mi Reina,

mi deambular

termina en el confín

que marca tu paso/

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2-

 

SOMBRAS

 

 

No insistas en este gélido intervalo

en acomodar cumbres prietas de efímeras mañanas.

No proyectes imágenes en la soledad que vaga

pulidos senos  amarantos, la soledad se instaló

con espesura cóncava y mientras acerrojas los pórticos

el amor alado huyó por la ventana.

 

Mi silencio resiste tu lengua de lebrel limada.

canales que ascienden de tu garganta.

No entró en el juego del actor interpretando

el drama protagónico de la nada.

 

No imagines escabullirte en mi sueño para que despierte al alba

con impostadas lámparas de oro clavadas en las pupilas

de seco arroyo, porque donde no hay soles

desaparecen luces en los albañales.

 

No inventes sombras tras las sombras,

el origen del yace abatido,

ni restaures espejos de vidrios trisados,

no enciendas la tea del huerto porque soy difuso humo

en tus disfraces hirsutos.

Carcomiste lo medular de los huesos,

desprendiendo  mi mano como una bolsa de harapos.

Puentes sinuosos atragantan cauces de flujos muertos.

 

En aceptación yerma no invadas mis comarcas,

fenecieron antiguas ascuas

en la finitud del espacio que duermo.

Basta la ondulación del pié mordido que tus dientes desgranaron

el cuerpo húmedo de las guitarras.

 

Ya eres paisaje sin sustancia que no reclama la sed de mi cuerpo.

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

3- 

LA LÁMPARA

 

Bruscamente la tarde se fuga en la larga cola del viento

Nada presagia gravitacionales aguaceros

sobre el jardín donde duerme la sombra de un arroyo.

Un pájaro ingenuo bebe agua en los espejos,

tiemblan las ramas del silencio

desanudando hojas de precoz otoño.

 

Ya no vibran las ramas del crepúsculo,

el anochecer va instalando redomas de luceros

y una luna con ojos de pantera revela el instante

del ensueño.

 

En este ámbito libre hay señales de cortisona deambulando  en las calles,

relojes en el compas de los horizontes, pendular de niebla envejecida,

se sacuden astros polvorientos en la alcoba de los resortes.

Lo interno ilumina tu plafón de iridiscencia vacía,

en este vértigo de ahogo me asfixio y son mis propios torniquetes

que rebalsan aguas heridas.

Mido la distancia en la trompa del domo celeste

y obseso me pregunto, estrafalario enloquecido…

 

¿Como apagar la lámpara que esconde la estrella del estanque?

 

@Edición de revista bimensual  CRÍPTICO – Publicación bimestral en BUENOS AIRES,

ENTRE ESCRITORES

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

Poemas de ricardo alvarez-blogger

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.