Kevin_AfGo

Sueño

Muchas cosas se han dicho

de la vida

unos que si es un río,

otros que si un mar,

hasta hay quien se atreve a decir océano.

 

Mas qué sabré yo

ser de sombra jamás escuchada por oídos ajenos,

ser de palabras siempre invisibles a vista ajena,

aquí

acostado en mi bañera

mojada por las nubes

que cubren el cielo anunciando la

llegada de la madre noche,

alumbrada por las chispas de luz

que restallan en las gotas, haciendo

que mi bañera color de la esperanza,

se tiña roja.

 

Muevo la llave que da paso a la vida,

sujeto el grosero mango

que escupe sobre mi cuerpo

el frío invierno en que te paras

a mirar cómo cae la lluvia

por la ventana.

 

Una vez el jabón,

como glaciar que desciende

de la montaña para perecer al mar,

erosiona la inmundicia de mi piel,

heredera del Sáhara,

dejo ir mi tronco hastiado.

 

Mis ojos apuntan como rascacielos

hacia el cielo, pero se quedan en el techo,

en el intento de abrirlos a la

cerrazón de las sombras

buscando en sus grietas el muelle

donde se encuentra el submarino

de vivos colores que se tornan

gota a gota

mates y borrosos conforme anuncia

que me llevará a la nada,

donde lo que

es

pasa a

ya no es,

donde el sentir se pausa,

y

donde la vida pasa a

hibernar en un eterno invierno.

 

Fimbultýr



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.