Franky De Varona

ONÍRICA NOSTALGIA

 

¡Dormía!
la ventana abierta... el frío, dueño de la noche
El destello de una nostalgia penetraba sin permiso... me despertaba

De pronto me vi pensándote
con una extraña sensación de que estabas ahí... a mi derecha
Sentí tu olor, tu entrecortada respiración

¡Sí! estoy seguro eras tú... colgada a mí como fruta asida a sus ramas
Me acariciabas, repetías una y otra vez cuanto me amabas

Y yo
¡A tus pies!
En un éxtasis que sólo es posible cuando dos almas se tocan, se encuentran en el infinito de una mirada

Y nos amamos... el grito desesperado de la espera llegaba a su fin

¡Nos habíamos encontrado de nuevo!

Después de cabalgar hasta el saliente, nos abrazamos
y tú, desnuda como semilla plantada en mi tierra, estabas aun a mi lado

Y nos fundimos como fierro y fuimos uno en nuestra danza

En una onírica realidad sentí que todo era cierto

Entonces… cerré la ventana y desperté al olvido.

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.