Arturo1996

Enseñanzas

Enseñanzas 

Sí. La vida es una mansión oscura en la noche.

Sí. La vida son sueños empozándose en el alma...

Y acaso el amor me fue huraño desde su comienzo.

Y acaso la mujer que yo recuerdo, es otra más (...)

 

Nunca quise ser poeta... Ni menos escritor;

Pero, el trayecto nos despoja y el silencio nos acobarda.

Quise amar brevemente, como aquella lluvia de abril.

Quise olvidar, sin saber que el recuerdo es mi condena.

 

Como poeta, engalane con frivolidades a un sinfín de mujeres.

Como ser humano, me duele saber que el amor es una herida.

Y aunque volverán a golpearme las cartas y los versos (...)

Yo sé, que la vida es un arcoiris escondido entre las manos.

 

Y quizá viví muy deprisa... tan joven y ya sé muchas cosas;

Que quizá nunca debí haberlas escudriñado en las noches.

Leí a los grandes filósofos con el fin de sedarme el alma (...)

Y acaso una noche, mientras abría mi corazón: «encontré mi vida hecha una elegia».

 

Y me embarque en la desdicha de un teorema (...)

Y vacilé con enredos los campos de una conjetura.

Como matemático vagué en el infinito matemático;

Y nunca más volví.

© Todos los derechos reservados para el autor.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.