Wellington Rigortmortiz

* Extraña Predicción

 

Desde el primer día

el temor, la duda

atentaban nuestros sueños

y sonámbulos, llorábamos por amor,

la distancia ocultó las inocentes mentiras

que traviesas salían de nuestros labios

clavándose dulcemente

sus alfileres de pasión en el corazón,

el alma indiferente jamás capto

la verdad camuflada de insinuaciones,

de miedo a la soledad.

 

El sueño más largo de nuestras vidas

lo vivimos en el amor, hasta que…

nuestros cuerpos de cristal

se despedazaron, …

todos mis presentimientos

fueron el oráculo del dolor sobre el amor

…desde el primer día,

que frágiles, resultamos ser;

ante nuestros mismos ojos

debeladas quedaron nuestras almas

en la profecía total de mis sueños;

existe un triunfador,

existe un perdedor, …

un agresor, un herido,

alguien que amo,

y otro que solo quiso,

amor e ilusión en todo lo vivido,

en todo lo otorgado meditando

se demuestran

las fortalezas, las debilidades…

cada uno es consciente de todo,

cada uno a su manera reza y pide perdón

por haber amado con demasía,

por haber querido con utopía,

la duda aun sobrevive

enamorada de la incertidumbre

y con los recuerdos como sus amantes

en mi termina preñada el alma

de esperanzas, ilusiones torpes,

sueños surrealistas, dadaísmos,

amor y dolor, …

en ti de rencores, silencio, odio y olvido,

quien enveneno y envenena tu alma hoy?...

quien me estrangula ahora que le permites

me descubra dentro de tu alma

que la desnuda con engaños

perfectamente camuflados?...

la extraña predicción

que marco nuestros signos

se repite en mi soledad

y en tu fantasiosa vida

que continua su camino

desechando lo esencial del amar;

…que frágil resulte ser,

…que influenciable resultaste

y resultas ser,

que se caiga a pedazos el amor!,

que se caiga a pedazos el dolor!,

que desaparezcamos

tragados por la nada

por ser malos amantes,

…porque incapaz

de mantenerte cerca de mi fui,

porque invocaste al cupido de la muerte

regalándome su hermosa daga

encajándomela en el corazón,

hiriendo de muerte al alma

para poder marcharte con la seguridad

que a tu posible retorno seas la única

con el poder absoluto de desencajarla.

 

Que se caiga a pedazos el amor!,

que se caiga a pedazos el dolor!,

que el alma se desborde

por las ventanas del cuerpo

hasta quedar vacía,

desleales en el amor fuimos…

yo!, … por no insistir y continuar,

tú, … por huir, por callar, por creer en lo banal,

por el llanto sarcástico

de la inocencia que maldita esta;

el amor me convirtió en amor, a ti en odio…

que se caiga a pedazos el silencio!,

que se caiga a pedazos el odio!,

que nos caigamos a pedazos

desde las manos del infante mitológico

al cual irresponsablemente

dios le dio el poder

de unir almas y cuerpos al azar,

que llore por perder sus juguetes más preciados,

que llore tanto como los dos

por dolor, por amor; a veces, recordar

deseando olvidarlo todo…me da igual,

solo duermo detestando volver a soñar

con otra nueva extraña predicción

para ambos ahora que caminamos

por separado sobre tu alfombra lacerante

de promesas y palabras

tan imperfectas, tan falsas

que cauterizadas en mi alma

aun no son legibles viajando

en constante meditación sobre todas,

en ti con un nuevo idioma se muestran,

de distintos seres provienen y provendrán,

que se caigan a pedazos todas, pues

es mejor sientas sus pequeños cortes al pisarlas

que amputen tu alma incapacitándola para querer.

 

El sueño más largo de nuestras vidas

lo vivimos en el amor, hasta que…

nuestros cuerpos de cristal

se despedazaron, …

todos mis presentimientos

fueron el oráculo del dolor sobre el amor

desde el primer día,

…que frágiles resultamos ser.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.