argantonio

Al único Leonardo

Es una sonrisa sabia,

es un cutis primaveral,

es un recreo carnal,

es la flora y es la sabia.

 

Cambia el hosco paisaje,

con la profunda mirada,

y con la magia del hada,

torna en solaz lo salvaje.

 

Leonardo fiel amante,

de los andróginos ángeles,

y de las vírgenes núbiles.

 

Fuiste el sol fulgurante,

que abrió las lóbregas cárceles,

y fuiste vencedor de podéres fútiles.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.