Leinad RD

Pasión

 

Todavía recuerdo esa mirada

Tus labios suaves rozando mi piel

Mis manos en tu boca llevan un sentido

El recorrer tu cuerpo hasta el amanecer.

 

Gran escultura caída del cielo

Piel blanca con sabor a miel

Al alba me mirabas repetías sin aliento

Ven y entrégame tu cuerpo que tengo mucha sed.

 

Pasión que une dos almas

Dos seres vivos queriendo renacer

Mi cuerpo sobre el tuyo te deja sin aliento

Virgen inocente, ángel del placer.

 

Pasamos mucho tiempo repitiendo esto

Una vida tan perfecta imposible de creer

Mujer maravillosa que me quema con sus besos

Mujer apasionada, mujer para querer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.