elprincipeyelaviador

El alma de Notre Dame

Una mitad frágil,

hecha de cristal,

construida sobre la arena.

 

Una mitad fuerte,

hecha de acero,

construida sobre la piedra.

 

Una vez juntas, 

conectadas por la realidad,

obligadas a rozarse,

y también a complementarse,

¿Quién podría diferenciarlas?

¿Podrías acaso tú encontrar su debilidad?

 

Una vez rendido y malherido,

bajo el amparo de la corte celestial,

bajo la mirada de tantos y tantos ojos acusadores,

bajo la grandiosidad de su sombra,

quizás consigas llegar a su alma,

y es entonces, solo entonces,

cuando apreciarás la diferencia. 

 

<El príncipe y el aviador>



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.