Kevin_AfGo

En honor a la amistad

Dicen que la poesía es

la senda por la que los

sentimientos salen del oscuro túnel

de nuestras interminables venas.

 

Aun a nuestro pesar, se alegran

mis dedos de hablar para darte

el calor que los recuerdos

de las frías noches de Suiza no podrán.

 

Tus oídos deleitados por su susurro,

tus labios deleitados por su pelaje,

tus ojos deleitados por contemplar

la su belleza.

 

Cada noche, como una bendita,

abrías las puertas del Valhalla y

aparecía el ser oscuro y brillante albo

para darte fuerzas en tu cansada labor.

 

No te diré que está en un lugar mejor,

no te diré que ahora es feliz,

no quiero mentirte ni engañarte.

Ahora no está y el dolor es

inexpugnable, tampoco lo negaré.

 

Pero te pido que recuerdes,

que eres la mano de la diosa Fortuna que elevó

hasta el hogar de los dioses a un extraviado.

 

Tú hiciste lo impensable,

le ayudaste a luchar contra la muerte,

contra el abandono, y venciste.

Tú, querida Kira, eres

la promesa de una utopía,

la promesa de un mundo mejor.

Si no te satisface el decirte

que antes de dormirse se confesó más

feliz de lo que jamás fue

ningún felino;

te diré que cierres los ojos, aprietes los puños,

y respires lentamente, para obrar el milagro lazarino.

 

Y a ti, volverán las nevadas patas

de trote gentil acompañadas del ronroneado amor,

así, nunca se habrá apartado

el cachorro de la fiera leona.

 

Fimbultýr



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.