el brujo de letziaga

-- Es todo un campeón --

Besó

El muro desvalido

De su huerta mísera,

Hasta cansar su boca

De puerro y ajo.

 

Labios

De ladrillo helado,

De pan callado y delgado,

Por ejemplo

De la casa al trabajo.

 

Que camina

Con el tacón de su bota

Lleno de chinas,

Y la tibia y el peroné

En carne viva.

 

Y es que,

Hace tiempo

Que no existe fuego

En el silencio

De sus mejores sueños.

 

Dios no tiene zapatos,

Ni reloj,

Ni tiempo,

Como este señor,

Del que ahora escribo yo.

 

-Es todo un campeón-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.