Alberto Escobar

Molinos de cera.

 

 

Debajo de mi manto, al rey mato.
             Don Quijote de la Mancha
                  Primera parte. Prólogo

 

 

 

 


Soy muñeco que sufre en sus costuras
la tensión de fuerzas opuestas.


Unas tiran de mi brazo derecho y otras
del izquierdo con intención ruinosa.

Mis oídos, martillados por el chamullo
de rigor que desde altas instancias
confunde.


Mis oídos, además, descansan al son de
músicas que me impulsan al haraganeo 
del olvido, fusas que me sajan el alma.
Me sujeto a mis maneras de sobrevivir.

Me atengo a mi cosmovisión porque es
solo mía, sin veleidades de proselitismo.
Solo pido que me den el espacio justo
para poder soñar despierto con molinos
de viento que puedan ser vencidos.

Libertad de pensamiento en una galaxia
de nebulosa y confusión.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.