Rogelio Guzmán

Aún nos queda un momento

Los días corren rápido,

entre los sueños rotos

y el rose de versos

entre las miradas que se hallaban al alba.

Sigo recordando cuando

te encontraba de una forma fugaz,

en medio de suspiros de aquellas madrugadas,

cuando guardaba mi dolor

entre callados versos

escritos bajo la almohada.

Si buscara renunciar a ti,

bastaría tirar aquella pluma

que me hallaba en los sueños de mi niñez,

y destrozar aquella alma que guardas

para aquellos que solo buscan

en noches de neblina,

bailar al vacío de sentirse perdidos

pera acompañados de una luna que baila

en la mirada de amores no correspondidos,

de aquellos soñadores con epitafios vacíos.

Y a pesar de que veo correr al tiempo más rápido

cada día,

sigo conservando locura en el fuego de mirada,

esa locura que me permite encontrarte

en pequeños momentos

cuando me pongo en espera de una luna

que desee bailar a mi lado.

Deseo seguirte fielmente

en está juventud que aún tengo

y aún en la vejes que me aguarda,

nos quedara un momento

para encontrarnos

como aquel 18 de marzo,

cuando la vida nos presentó en alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.