Araceli Vellber

Poesía del desamor.

Me duelen las ausencias, que no volveré a ver

y las presencias que veo, también me duelen,

me duelen lo ojos

y la manos de tanto consuelo

y en esos días tristes,

apareces tú,

diez centímetros sobre el suelo

como si tuviera que cogerte,

para evitar tu caída,

como lluvia que acaricia los cristales

como silencio que aún queda

como ruido en las paredes

y yo me quedo

y tú no estas

y la puerta se cierra

y nos quedamos solos, yo y yo,

pero esta vez es distinto

a los desamores hay que abrirles la ventana

para que el primer viento de mayo los recoja

bien lejos,

para olvidarse

y reconstruir las paredes

volver a pintar la casa,

quitar los muebles

y no recordar las fotos

y sin mirar atrás, hay que empezar

a mirar hacia adelante,

porque las pesadillas duran una noche

cuando te despiertas abajo en la puerta está la vida

y arriba ya hemos cambiado los colores.

Al desamor hay que ponerle música

y pedir un baile,

tomar unas cañas, hasta poner boca abajo la barra

y tumbado en ellas mirar cómo juegan las estrellas.

Contra el desamor no hay pastillas,

la cura está en dibujar una sonrisa.

Comentarios2

  • Evandro Valladares

    Contra el desamor no hay pastillas,
    la cura está en dibujar una sonrisa.

    Muy bueno. Felicidades.

  • María Isiszkt

    No tenía el gusto de conocerte, gracias por tu petición de amistad.
    Si compañera de letras, DUELEN mucho las ausencias del AMOR
    Un saludo cordial.

    • Amalia Lateano

      WOWOWOWW

      nos has deleitado con unos bellos versos

      llenos de amor para tu amada

      un placer haberlos leido ,

      te dejo mi abrazo y mis bendiciones...

      Amalia

      • Araceli Vellber

        gracias



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.