Fernando Olsen

A la distancia

Inútil posé mi sangre entre el eco de las montañas

El rocío lentamente acumulado

Disolvía-se en mis ojos precarios

Sobre mis trémulas manos

Enceguecía-me

pútridos restos atrincheraban-se sobre una delicada atmósfera textil

Aguardando llover

Absurdos despojos desperdigados en el campo abierto de mis sueños

Aferrados a sus ausencias

al intempestivo genio de un trago aburrido

Al sopor de la cebada marchita

Precipitaban-se impecables sobre mi erosionada angustia

Recordándome la mortalidad de mi tiempo

Y de su recuerdo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.