Trauma del dos mil uno

"El año comenzó enfadado; sí, sé que puede sonar un poco extraño, pero debemos tomar en cuenta la Prosopopeya, mis Alegorías, locuras y caídas.

 

"Se levantó la Alarma, eran las nueve infinito, procedí a reponerme; escuchaba una voz temible que me decía: Hora, todos te han leído.

 

"Y fue tan inapropiado el momento, que, me adelanté a ponerme mi vestuario de Ama de Casa Desprevenida.

 

"Me recuperé, lo cual nunca fué; los miré, deborándose, al Amor y al Odio. Miré al Odio con una mirada de nieve... él me dijo: No me quiero enamorar, quítala de aquí, y llévatela. 

 

"Fui al comedor negro de emociones, y lloré vestida de Escarlata, llena de Galaxias, que, no lo eran. Luego, me torturé, no tenía idea de ello, ¿de qué? De tener el poder de ser mi propio asesino.

 

"Y en la noche, cuando todo se tornaba cafeína, correspondí a excitarme con el Pasado y con el Presente.

 

"Dando una connotación de lo que es la maldad, no lloré al masturbarme, mas bien entendí, que Yo no debería remediarlo.

 

"Me he casado con el Pasado

Por eso sufro,

Mientras tanto, 

Este poema refleja uno de mis traumas:

 

"El ser Hijo de la Impotencia".

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.