Raul Gonzaga

Nadie escarmienta en cabeza ajena



¿Por qué me has negado, Padre,
El derecho de vivir?
El derecho de sentir,
Me lo arrebató mi madre;

Soy un completo desmadre,
No me puedo reprimir,
Ya me cansé de existir
A la sombra de mis padres;

Quiero sentir que la vida
Me recorre por las venas,
Tras dolorosa caída

Van reflexiones serenas;
No existe senda perdida:
Vivencia propia, no ajena…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    El padre a cierta edad de sus hijos, debe convertirse en ese apoyo que nunca falla, dejarlos vivir y experimentar por cuenta propia sus éxitos y sus fracasos; en sus éxitos, moderarlos; y en sus fracasos, apoyarlos; se aprende a vivir, viviendo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.