damian flores

Tu destino y mi destino...

Tu destino y mi destino,

están sin duda marcados,

nací un veintiuno de abril,

cuando tú, ibas al altar,

hoy después de ser amigos,

estamos enamorados,

nos amamos,

como se ama, sin engaños,

sin dudar.

Que importa que nunca

estemos juntos jamás,

que no te pueda besar,

que no te haga el amor,

lo que importa es,

vivir esta ilusión

sin pensar en lo demás,

nuestro destino será real,

sin dobleces, sin temor.

Se cumplirá sin fallar,

sin dudar,

sin imposibles

y cuando esto suceda

nuestros deseos

se harán razón

viviremos la felicidad,

no las soledades temibles.

 

¡Tú destino, mi destino!...

 

¡Dios ya los trazó!...

 

Lo creo de corazón.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.