Gerardo Barbera

LAS CAMPANAS

 

Ya casi no usaba la silla,

el  umbral de un poema,

la nueva luz en la mirada,

la belleza del pétalo caído,

usaba sus muletas

como alas celestiales.

Yo…, miraba sus sueños,

al igual que haces años,

cuando se iba a jugar

al patio de la casa grande,

donde jugó la abuela

la que vino de España.

 

Había un camino,

el anhelo del río,

el vuelo de las garzas,

el eterno rumor de las olas.

Ella podía volver a caminar,

una operación sencilla,

pero, costosa,

demasiado dinero.

El doctor vendría de lejos,

Y yo, con las manos vacías.

 

No le iba a fallar,

la casa grande,

donde nació mi madre,

mis dos hermanos,

toda mi historia,

mi mundo,

mi universo.

No le iba a fallar a mi hija.

¡Adiós a la casa grande!

El doctor vendría.

 

El mundo se detuvo,

silencio,

las manos apretadas,

más de dos horas.

La madre angustiada,

el hermano llamaba

a cada instante.

“¿Cómo ha salido todo?”,

Yo…, asustado,

aferrado a mi vieja fe,

la que aprendí de la abuela,

la de la casa grande.

 

El último tic tac…,

y apareció mi hija,

con fuerza en sus piernas,

con la esperanza cumplida.

Las campanas en lo alto,

la alegría de la madre,

los saltos del hermano,

la algarabía de sus amigos.

mi oración callada,

el despertar…,

mi hija…,

Ellla,

la niña de siempre

Volvería a caminar.

 

Comentarios1

  • Rafael Parra Barrios

    Hermosa manifestación de amor hecha poesía, en donde la fe y esperanza triunfan porque están cimentadas en buenas acciones. Me enganchó tu obra dedicada a tu hija y a todos los hijos del mundo. Mi reconocimiento poeta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.