jureme

solo basto

SOLO BASTO Solo basto, que sus senos, mirara para que yo, perdiera la cordura Pues en mí, despertaron la locura y nada me impidió a ellos llegara   la lujuria en mí, ellos despertaron y fue difícil refrenar así la pasión Sin medir consecuencias de acción mis labios, sobre ellos se posaron   note asombró, mas no hubo rechazo pues tiempo no le di, de reaccionar y sin más, ella silenciosa me abrazó   Por lo cual, la inmovilice de momento y aunque quizá, quiso mi boca rechazar al soltarla, sonrió, y mostro su contento


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.