Esteban Mario Couceyro

El sol de Juana

Juana

toma el sol

en su cara feliz

se nota el amor

de dos manos cálidas

que la acarician

diciéndole palabras

dulces

como aquellos

que de niña se disolvían en su boca.

 

Juana

allí sentada

ajena a todo

solo está al sol tibio

dejando enamorarse

por esas manos

en su rostro

en la tibieza del pecho joven

en esas ganas de volar

de tomar las manos

con las suyas

de abrir los ojos

y verlo a él

ausente por que se fue lejos

y prometió el regreso

para amarla

como dijo que haría.

 

Juana

está sentada

y el sol

la está enamorando.

 

 

Comentarios3

  • pani

    El sol como una hermosa y cálida mano que se posa dulce...

    • Esteban Mario Couceyro

      Así es, el ensimismamiento voluptuoso de recuerdos y deseos amorosos.
      Un abrazo
      Esteban

    • anbel

      Precioso...Un abrazo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias, una situación no apta en días nublados...
        Te saludo
        Esteban

      • Beatriz Blanca

        Que deliciosas son las caricias del sol, son capaces de enamorar al más reacio. Qué linda interpretación de esa imagen que ilustra tu poema.
        Un saludo con la caída del sol.

        • Esteban Mario Couceyro

          Cuando el sol se pone, solo los recuerdos..., hacen al amor.
          Con tu saludo, el sol regresa unos instantes más...
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.