Barita

“El aljibe del amor, ya no estaba lleno de aguas, sino de amoniaco, con sudores de análogas amplexaciones de placer.

 

“Cada Noche te llamaba Yo estando loca, tú me volvías cuerda.

 

“Te pudiste adentrar en la carpanta que tenía aquella Hiena.

 

“La pudiste encabestrar, mas a mí, me pudiste domar.

 

“Tu amor me hace volver en sí, después del coma. El abismo de aquél algoritmo terminaba en mo, así como el aplomo, el anatematismo, el apréstamo y el ateísmo.

 

“Tú eres mi fanatismo... ya no necesito de Buda ni del Karma, pues me devuelvo, tú eres un entente.

 

“Cada vez que beso tu Cerebro, me encuentro con redes desconocidas, sin punto, sin coordenadas, por eso, tú eres mi cateto complementario.

 

“Terminaré de escribir este poema, para ti, mi pequeño Nervioso. Te besé, pero me quitaste mis poderes, como Rogue; entonces, te hice el amor, y te dejaste llevar, como Dafne”.

Comentarios4

  • F.D.R

    Me encanto, muy bueno, te felicito!!!

    • Gracias de verdad. ¿Cuál parte te gustó más?

    • diego leonardo

      que profunda sonoridad Emil
      me transmitió mucha serenidad y amor.
      la poesía está contigo!

      • Amén y gracias, compañero de letras. Eso me encantó, que te haya llegado al alma.

        • diego leonardo

          esa antología de Emil Cerda va quedando de lujo!

        • Hay 1 comentario más

        • boris gold

          Muy bueno poeta.
          Un abrazo

          • Gracias hermano mío. Es un placer tenerlo por aquí. Gracias.

          • Alberto Escobar

            Me gusta tu descaro, tu originalidad y atrevimiento linguístico. El arte sin libertad es menos arte. Felicidades.

            • Gracias Escobar, es un placer tenerte como compañero en letras, tus dulces palabras hacen que Yo analice por qué los Pingüinos no vuelan. Bendiciones.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.