FrankCostello

Los solitarios del póker

en cada nueva estrofa
me perfecciono,
en cada nuevo día
no desentono
arvejas de atún para
los solitarios del póker
entrecejos fruncidos
infinito despertar y clavar en las almohadas
los nombres fortuitos
de la baranda asimilada

no temo a los gritos de los necios
ni su violencia involuntaria....
no temo el filo de tus venas
envenenadas con agua de acequia
apoderándose de las almas impías
encerrando las estrofas faltantes
de esta historia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.