Vic Alva

Nunca perdí

Se llevó todo en su cartera
hasta mi pequeño corazón roto,
que sale a colgarse de su piel 
para besar así sea la punta de su codo... 

El silencio me cambió la alegría
por la tarde que llueve lento,
sus pechos de hielo,sus manos frías
me hicieron sentir ese falso calor de invierno...

Bebí sus lágrimas que destilaban higo
me jugué la vida por su infierno
yo que le di mi piel, mi abrigo...

Le deje un ultimo cariño en el buzón
si llegara a leer por fin entenderá
que el que siempre perdió, nunca fui yo...

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.