Necrofagotimes

Crudo II.- (30/04/2017).-

Ya he lucido las máscaras del verdugo,
Ya las del amante, las de la víctima ruborizada,
Ya he tirado por borda y costura las pretensiones del rostro;
Pues nada costará que vos lo inventes en mi carne.

 

Está bien, pongamos que acepto,
Que puedo
Servirte de refugio, servirte de medida de tiempo,
Servirte de tapón, de excusa, de crucigrama.
Pongamos que acepto convertirme en eso,
Rebajarme a eso (yo, que soy casi nada),
Mientras tu música baila al fondo, en la trastienda
De mis restos naufragados, de tantas hojas arrancadas
Al libro de mis transformaciones.
Pongamos que acepto embaucarte de seguridad
(Como me pedís), anestesiarte a chistes ya contados,
Darte el áspero y cálido sentido de lo familiar;
Pero no confundas, también hay lenguas de gato.

 

¿Quién pudiera reírse de nosotros?
No tantos si algo de felicidad nos cabe
En el bolsillo descosido de las apetencias.
Mientras a vos el calor te saca de tu oficina o de tu ensenada,
Mientras mis lobos gestan su propia luna aullando,
Mientras los giros del mundo disponen nuestro vértigo
Y asoman (como de la cloaca) algunas verdades.
¿Quiénes somos en las ilusiones del ojo que no nos ve?
¿A qué la pertenencia contra tanta concepción in vacuo?
¿A quién abrigar con este sacón agujereado que soy?
¿A quién regalarme poseyendo sólo
Esta moneda que ni siquiera vale una fianza?

Comentarios1

  • Inexistente

    Poniendo sobre la mesa... las consideraciones.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.