Mallez

 

 

De sólo pensar en ti y cuando te miro
siento escaparse mi alma recóndita
que se agolpa en mi pecho en un suspiro.
¡Oh! ¡Mujer!, ¿Será por tu cara bonita?

Y con verte a los ojos, como faroles
en que tus dobles e inquietas lámparas
como fototropismales girasoles,
yo quisiera que en silencio me miraras.

Bésame. Pon en mi boca lo que la ciencia
en un método experimenta y comprueba
para hacer con el amor una experiencia
que a pesar de los años resulte nueva.

Yo te siento como si en un sobresalto
dijere cosas por las que tú te asustas:
Como decirte que te yo querría tanto
de la misma forma en que tanto me gustas.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.