Abraham Emilio

Ruiseñor y la rosa - Homenaje a Wilde (Soneto Alejandrino)

Un plebeyo, su vida triste perdió color.
Rodeaban camelias en el virginal prado
- si roja rosa fuera mía, ¡ay!.. enamorado -
decía el púber triste, oía el ruiseñor.

Narcisistas heridas e injusto... es el amor
es donde merodea un corazón prendado;
azul cielo, no había un rosal colorado,
ni la gota de sangre que buscaba el cantor.

Flores multicolores, han dicho ¡Un sacrificio!...
Ruiseñor preguntó: ¿qué tengo yo que hacer?
Y respondieron ellas: danos tu sangre y vida.

Pinchó el pecho a la espina, haciendo un orificio,
y exangüe el ave, rosa roja no puedo ver:
rosa roja de amor en su alma prometida.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.