Rogervan

Allá están todos tus restos

"Esfinge de forma rara
que no deja ver la cara...;
mas yo la he visto en secreto,
y es la esfinge un esqueleto
y el amor en muerte para."

Angel Ganivet

 

En nombre de las brumas de los esteros y diamantes,

por destreza, por arte,

lo que antes era pasivo,

ahora toma parte.

Y amarte vana ilusión,

y los ladrones se agazapan en el baile,

añejo vino de prisión,

ojos azules e infames, que escalan las malezas de un reloj,

con clavos en sus alas y en sus tardes.

En nombre de los ósculos pardos de la eternidad,

gáname el tiempo un retablo angosto

y lozano, como los muslos de las nubes

disipadas, alrededor del palosanto.

Aprendimos sueños imposibles

ajenos, como las arterias de las urbes,

que se mezclan entre flores y viajeros,

sin sentidos en sus bucles.

En nombre del fuego que camina, el relámpago gris

que se cuela, entre maizales y cantinas

llenas de fieras, y ferias y heridas de ópalo y jazmín.

Gáname cientos de pulsos y latidos esparcidos,

como naipes de destinos,

sin una sarmentosa voz.

Yo soy la lluvia goteando en tu vestido,

y el aire que se enerva tempestuoso a tu alrededor.

 

 

ROGERVAN RUBATTINO ©



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.