beadac

La primera cena de mi vida.

Noe, Noe, ¡Maldita la noche que fui a la bruja que me leyó la mano!

y me condujo hacia ti.

El día de la primera cena de nuestra cita.

Estaba nerviosa, todo sin cocer.

Y la gitana que leyó las cartas de nuestro amor.

Me condujo hacia tu torso, en un tris, tras.

Fuimos novios en un abrir y cerrar de ojos.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.