Fernando Olsen

Quimera

Desahogando miedos y miserias 

Percibo vidas prestadas 

Tiritando,

Oscilando 

Mellizas de la voluptuosa noche.

Se visten de colores mundanos, 

Son destellos ensordecedores, 

Arritmias monótonas 

Me excitan por accidente   

Adquiero un gusto pervertido por los otros, 

Siento su alucinante deseo 

Arrastrarse.

Soy un intruso,

Un forastero refugiado en noches ajenas. 

El sudor corre, 

Lujuria anónima e instantánea

Se precipita.

Pulsiones desbordadas, 

Llenando lugares vacíos de sombras

Allí, y sólo allí, 

Claudico 

Sollozos emergen

El ímpetu se desvanece

Perdido en los pasos de otros.

Desdeño las insinuaciones vulgares,

Casi violentas. 

Añoro la tranquilidad de tener pelos de punta

Del tartamudeo, 

Los nervios destrozados,

El futuro incierto

El corazón a reventar, 

El dilema del ahora,

La paranoia,

El asma repentino

 

Lo extraño…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.