argantonio

El vegetariano

Si, confieso que comí ancas de rana,

y como no, me deleité con el jamón ibérico,

no lo pude remediar aunque no estoy famélico,

soy débil ante la carne hoy y mañana.

 

De lo vegetal soy partidario,

además de sano no engorda,

mi prima es glotona, pero es sorda,

y yo disfruto con el nabo, porque soy solidario.

 

!Ábreme esa fortaleza,

pero, eso a qué viene,

!Abrid a la nobleza!

 

Noble, si tu eres un plebeyo,

no te abro, no conviene,

además, a esta órden le falta el sello.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.