Black-roses

Dolor

Hoy no soy más

que la hija del odio

fruto del dolor

que en mí sembraste.

Tanta ilusión

malgastaste

destrozando sueños

de cristal.

Suponiéndote real,

construí con verdades

mis sentimientos,

y ahora sin ti

ya no me encuentro.

No espero que veas en estas líneas

la belleza

de mi sufrimiento

solo espero

que te claves las espinas

que yo estoy mordiendo;

porque me estoy consumiendo

por intentar quererte

y solo hallar desdén.

Al amor propio apelo,

ven y ayúdame

a desintoxicarme,

a quererme,

a buscar lo que merezco;

aunque este sea

mi real merecido,

por esperarle,

por desgastarme

siempre en vano,

siempre para ver mi belleza

deshecha

y mi corazón del mismo modo.

No me busques, amor,

en estas letras,

búscame donde sabes que sí estoy:

en el hastío,

lejos del orgullo,

fuera de la dignidad,

porque si no es contigo

yo no quiero estar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.