Glomo

MOBBY DICK

      El otoño ha llegado con la fuerza del mar,

     vivimos tiempos extraños para los peces,

     nos quieren hacer andar. La televisión tiene 

     el fusible del coral marino y las anémonas se

     arremolinan en 3D alrededor de un cadáver sin

     espinas en los arrabales de tu ciudad. Mundo

    virtual de la miseria que toca las escamas del 

    ostracismo como una nueva tendencia de moda de

    los moluscos pegados a sus pantallas bivalvas. 

    Malos tiempos para la lírica de los océanos de 

    plástico con alevines hambrientos en campos 

    de refugiados, no están en boca de nadie, ni 

    enlatados en noticias de fin de semana, son

    futuro que duele a quienes apagamos

    el televisor ante tanto horror,

    la tercera ecatombe mundial 

    de los océanos es retransmitida

    en directo por vía satélite

    y Mobby Dick ha resucitado

    para vengarnos a todos. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.