JUAN LEON DE LA VEGA

“DOLOR DE HOMBRE, SIN CARICIAS DE HEMBRA”,




Que me has dado Ecuador,
Acaso una caricia,
Dos palabras que me alienten,
Solo has tirado el veneno,
Cuando paz he sentido,
Si ha llanto, me venís matando,
Me matas, todos los días,
La conciencia la matas,
Por qué en tu puerto,
No encuentro cura,
Y estos años de dolor,
Que paren duelo,
Ya no aguanto, si Dios tiene piedad,
Que me permita huir de tu cárcel,
Ser feliz, a donde debo,
Que, en tu tierra,
Extranjero desprotegido,
Solo me siento,
Si un colombiano, siente orgullo por su tierra,
Yo siento desprecio, por la tuya,
Es el dolor, que ha venido,
A paso lento, envenenando mis venas,
Martirizando el alma,
Y trayendo a mi pecho,
Los demonios de tu cárcel,
Si Ecuador es gloria para muchos,
Para mí, eterno infierno,
Estar en tu tierra,
Seguir pisando tus calles,
Me deshace la vida a pedazos,
Me enfermo más,
Me condena el dolor,
De aun estar, en suelo ecuatoriano,
Si Dios es clemente como lo creo,
Que no permita,
Que me enferme más,
Que me sepulten, como perro,
Sin gloria, y sin galardones,
De éxito, y grandeza,
Que quede bajo tus tierras,
Como un maldito perro sin valor,
Sin orgullo de cristiano,
Era un jueves, que dos hombres,
Con un arma, me tuvieron en el suelo,
Al parecer me habían seguido,
Y su puñal, tan cerca de mí,
Como queriendo clavarlo en mi pecho,
La delincuencia aumenta,
Y mi vida, tiene precio,
Si en Ecuador no tengo precio,
Quizás en otra tierra,
Yo valva mucho,
Y al fin, yo encuentre el amor,
Y se me enamore,
Precipitadamente el alma,
Las horas de la noche,
Son trágicas, llenas de pesadilla,
Y ya no quiero pasar mi vida,
Desfilando, bajo el sueño nocturno,
Si Ecuador no me quiere,
Abra otra, que me quiera,
Que diga,
Se me enamorado papito,
Toda el alma, al verte risueño,
Vivir en Ecuador,
No me trae paz,
No me trae alegría,
Y solo me nubla la razón,
Me altera más el sistema nervioso,
Y mi vida puede parar,
En un hospital para enfermos mentales,
De tanto sufrimiento,
Que me paso abrigando,
Realmente, no soporto al Ecuador,
Señor si me quieres,
Oh Dios, si eres clemente,
Dame la gracia de encontrar tu paz,
Y Vida nueva, en otra patria,
Si voz quieres Panamá,
Bien, si no, guía mi destino,
Para que tenga donde irme,
Ya quiero salir de Ecuador,
Este país no es lo que quiero,
Y ya no me siento bien aquí,
Solo el puñal, la noche y los ojos,
Me traumatizan,
Me pudo violar, me pudo sangrar el alma,
Y el corazón comerme,
Dos violaciones, por falta de una,
Y sin derecho a cobrar factura,
Robos van, robos vienen,
¡Que se hace con el ladrón!,
¿Dónde está ahora la justicia?,
Policía, Señor policía,
Auxílieme policía,
Antes que el culo,
Me lo llenen de balas,
Y me traspasen el pecho,
Ya no aguanto la violencia,
Señor Correa, venga a poner la correa,
A se bandido,
Que necesita ajuste de su Correa,
Y menos discursos,
Contra la oposición,
Éticamente ganaron, lo sé,
Ahora está en juego,
El trabajo del policía,
Dígale al Ministro de Interiores,
Que ponga en marcha el Plan,
Cero, cero violencias,
Compromiso comunitario,
Antes que mis bolas,
Sean cortadas,
Y las encuentre en basurero,
Que espera Rafael Correa Delgado,
Sígame vendiendo a su gobierno,
Con hechos, y menos discursos baratos,
Siga demostrando su eficiencia,
Y no me ventile, en la prensa,
Ejecute lo mejor para el mando,
Y las mejores políticas,
Para el gobierno venidero,
Y entonces le creo, que hace patria,
De lo contario tiro espinas, a su gobierno,
Y no es lo que espera,
Porque usted, se debe a la patria,
Solo que esta vez,
No dejare, que sus discursos, me enamoren,
Pero si, que defienda los intereses del pueblo,
Entonces hablamos de democracia,
No le hablo tonterías,
Ni he perdido la cabeza,
Créame, que, si no salgo de Ecuador,
Si la perderé, y con un derrame cerebral,
Como la perdió mi madre,
Esto pone en riego mi salud,
Y realmente, no lo aguanto,
No sé si Varela, tendrá compasión de mí,
Y al final, en gobierno panameño,
Que se encuentra recio,
Me dé su apoyo,
Me pido una mujer panameña,
Que lo llame, pero no me pareció,
Profesional hacerlo.
Y he decido enviar, a otras organizaciones,


El dolor de un hombre
Lágrimas por su país
Por sus sueños
Levanta la voz mi amigo
Vive y alienta con tus letras
Las caricias que un hombre
Da a su patria
Aunque no las tenga una hembra


MUA AMOR
No son caricias de patria,
Son antojos de hombre,
Que no ha vivido el amor,
Y puede ser arrebatado con la violencia,
Te amor, gracias por devolverme el amor,
Con caricias, de esa que sanan todo,
pensé que tus palabras,
Y los besos que imagino,
Venían de mi Isabel Pantoja,
Pense en los besos mas ricos de su boca,
y como agita el orgasmo hacia mi,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.