Wellington Rigortmortiz

* Cofre del Amor

 

Cofre pequeño de recuerdos,

que guarda la esperanza

más grande que puede existir,

de las manos de Pandora

fue otorgado,

en las tuyas, depositado

se forjo el milagro,

hacer latir a mi corazón

de fríos palpitares tan débiles

como escarchas de pálido rocío,

cofre, corazón

de tus recuerdos infantiles,

de fantasías inocentes

llenas de cariño y bondad,

el mal en su interior,

al paso de quince años

no destruyo su vacío

el que, llenado con tu amor,

dibujó espirales de vida

que me transmitan

el sentir total de tu alma,

el eco de tus palabras no dichas.

 

Pequeño cofre

de forma barroca,

de diseños bizantinos,

creado en el tiempo

para llegar a mis manos

y ser el tesoro preciado

en el que tu alma guarda

sus travesuras, sus recuerdos

de una niñez inmaculada,

de la juventud

adolorida e irreverente,

de su fortaleza, de la alegría

por sobre las tristezas

y confusiones, de las ilusiones

por los amores de novela literaria,

cofre pequeño, de madera

y picaportes de metal

adornado en florales figuras

que aun cuando

desprendes elegancia, tu sencillez

atrae a la mirada de las almas,

cofre de fragancia de antaño

sutil es ese aroma entre mis manos,

pequeña te siento dentro de él,

y al abrirlo sales a abrazarme,

a besarme, a abrigar mi alma,

mi cuerpo

de los glaciales fríos del olvido.

 

Cofre pequeño de recuerdos,

que guarda la esperanza

más grande que puede existir,

de las manos de Pandora

fue otorgado, pequeño cofre

de forma barroca,

de diseños bizantinos,

creado en el tiempo

para llegar a mis manos

y ser el tesoro más preciado,

cofre pequeño de madera,

picaportes de metal

adornado en florales figuras

que aun cuando

desprendes elegancia, tu sencillez

atrae a la mirada de las almas,

cofre de fragancia de antaño

sutil es ese aroma entre mis manos,

late tu pequeño corazón con fuerza

temeroso lo aferro con mis dedos

y hacia me pecho lo contraigo

cuidándolo de una letal caída

pues dentro de él está toda mi vida,

nuestras esperanzas,

tus sueños y anhelos que se guardaron

hasta las dieciocho primaveras

en las que lo volveré a abrir

en tu presencia.

 

* Anexo

…una nueva niñez inmaculada

guardara en su interior

los sueños y anhelos

más puros que los nuestros,

regalo de los dos será para su alma,

lleno de la pureza que juntamos estará,

y compañía para su vida será,

cofre pequeño de amor,

amor inmortal que será otorgado

de generación, en generación…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.