flack

Triunfante vigilia.

En la oscuridad, tu desnudez

es para mis manos poesía,

en el negro más profundo es nuestra vigilia,

entonces, en posesión  de mi vientre

eres ola que sale del mar y al el vuelve,

y cuando arroja su espumosa energía a la arena,

es ya un viaje de humedad tu pecho al mío.

Nos querrá alcanzar la noche,

pero al beber ambos  su frescura,

al alba detendrá su vuelo;

antes, se encontrarán nuestras bocas

cómo siglos en el tiempo,

y a un rincón sin vida se alejará la cordura.

¡SI! Creí de locos la locura

hasta que su colmada fortaleza me hizo amarte;

así, cómo brumas espesas

nuestras pieles desgastamos,

náufragos de sed interminable

en mar de agua dulce zozobramos;

alquimia ininterrumpida tanto arrebato,

en comunión el anhelo y secreto son uno;

y agoniza mi destierro

en tu boca y sus senderos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.